miércoles, 6 de septiembre de 2017

"Quinto Encuentro de amigos en defensa del Vinilo". Evento cultura y musical celebrado en Coria, el 2 de septiembre de 2017.

El vinilo gira y gira, y gira sobre en el gramafón
"El vinilo gira y gira,
y gira sobre el gramofón.
Y su música gira y gira,
y se escucha una canción.
Una escena imaginamos,
y gira en nuestra ilusión"
  
"Y cuando el Vinilo cae sobre el plato,
bajo "el beso de la aguja",
se crea una desenfrenada pasión;
son los sonidos de la música,
nuestro espíritu romántico
y una sensual imaginación"
  
(Rusty Andecor)

El pasado sábado, día 2 de septiembre, se celebró en Coria (Cáceres) el "Quinto Encuentro Internacional de amigos en defensa del Vinilo", tal y como ya se había anunciado recientemente en una crónica publicada en este mismo blog. El evento forma parte de una cita cultural sobre toda “la magia musical que gira alrededor del disco de Vinilo”, cuyo ciclo de encuentros comenzó en 2008 y que se vienen celebrando cada dos años. En el transcurso de las anteriores ediciones se contó con la presencia de algunas autoridades de la cultura musical y de la industria discográfica. Sin embargo, esta vez y por diferentes motivos, los profesionales del sector que habían sido invitados a este quinto simposio no pudieron asistir.
   
Ángel González "Rusty Andecor", promotor y organizador del
evento, revisando las instalaciones de sonido ese mismo día.
La actividad de la jornada comenzó a las 8 de la tarde en el marco idílico e incomparable de un lugar muy próximo a Coria llamado "Villa Viento", en la conocida zona de "La Zarzalera". Al encuentro fueron llegando los "amigos en defensa del Vinilo" que asisten a cada una de las celebraciones, como entusiastas y fieles defensores del viejo disco, siendo recibidos por el promotor y organizador del evento Ángel González "Rusty Andecor" y su esposa Juani Perianes, quienes ofrecieron como copa de bienvenida el tradicional "cóctel de San Francisco", en homenaje a la típica bebida que se consumía en la década de los 60.
   
Más tarde, una vez llegaron todos los invitados al "Encuentro", Ángel González les saludó y les dio las gracias por decidirse a compartir la jornada, expresando su satisfacción con esta nueva celebración y su homenaje al Vinilo, añadiendo seguidamente estas palabras: "es un placer que sea la música el motivo que nos ha reunido hoy aquí, igual que fuera en anteriores ocasiones".
  
"El coctel San Francisco", la copa de bienvenida al evento.
A continuación, González marcó un orden para desarrollar la actividad de la sesión, definiendo una primera parte como cultural y alentando a los asistentes para que se produjeran intervenciones a fin de expresar opiniones, comentarios o cualquier anécdota relativa al vinilo y a la música. Se repartieron ejemplares de un informe escrito expresamente para este año, a modo de artículo y como ponencia, que con el título "El Vinilo, el último vestigio tangible de la cultura musical" serviría más tarde de referencia para definir los titulares más relevantes de la situación actual que atraviesa el histórico soporte conocido popularmente como "Vinilo".
   
Ángel González, momentos antes de dirigirse a los invitados
al Encuentro para saludarles, agradecerles su asistencia y
hacer el homenaje al Vinilo y a la música. (Al fondo, algunos
de los vinilos que iban a reproducirse en la muestra)
Ángel "Rusty Andecor" citó seguidamente en el orden del acto una segunda parte cuyo contenido sería la presentación del vinilo, las muestras aportadas al encuentro y su reproducción en el tocadiscos. Se refirió a la ocasión de contar este año con el antiguo equipo de sonido de la histórica y famosa discoteca "Skorpio" de Coria, que fue donado por Pili Sánchez y Joaquín Gómez, propietarios del local, amigos de Ángel y quienes excusándose no pudieron asistir al encuentro. Luego, con su acostumbrado entusiasmo por el tema, describió así la presentación del vinilo: cada uno de nosotros tiene un disco que puede presentar eligiendo un tema para que escuchemos. Por tanto, hacemos una demostración primero, para que veáis que el disco sigue girando y girando. Como comprobaréis, la parafernalia, el lujo y la ostentación es la que veis, pero era necesaria para darle vistosidad a todo lo que siempre ha girado alrededor del vinilo y para darle su merecido homenaje. Sin embargo, y luego más tarde, ya durante el refrigerio que tenemos previsto, haremos que siga girando la música, pero esta vez será el “streaming”, su nuevo competidor, para que ese viejo vinilo descanse y demos oportunidad a su oponente en el poder musical”.
  
Juani Perianes, la anfitriona de la parte festiva del evento,
degustando el "San Francisco". Al fondo, Ángel González.
A continuación describió a una tercera parte como "festiva", en la que habría "degustaciones de exquisiteces con vinillo incluido" (para hacerle un guiño al vinilo) y más tarde el disfrute de un “divertimento musical”.
   
En su homenaje, Ángel “Rusty” Andecor, refiriéndose nuevamente al contenido de la ponencia, el que se incluye aquí en el post precedente, completó su mensaje con estas palabras, entre las que primeramente hizo una cariñosa mención a la institución y sentido de "amigos en defensa del vinilo".

Recordar que… “Amigos en defensa del vinilo” fue una idea festiva, pero también nostálgica y un poco romántica, y ello para dedicar su celebración a la imagen de un eterno icono de la música. De ahí en parte, ese tributo que hemos  celebrado con las imágenes que os he ido enviando por Whatsapp“Amigos en defensa del vinilo” fue también una reivindicación pequeña, pero cálida y entrañable de un grupo de amigos que gustaban de soñar con hacer realidad el resurgir del disco de vinilo. Y “Amigos en defensa del vinilo” fue un intento, puede que fantástico, de buscar una sombra de cultura en lo que aún quedaba de la existencia y del rastro anecdótico del LP, del single y EP, incluso del CD y DVD.
   
Parte de los asistentes al Encuentro posando para el recuerdo.
La foto se hizo al final y sólo estábamos ya los quedábamos
.
Cierto es que queda ya muy poco de esa “Esperanza del futuro de la música”, con la que definimos al Vinilo en aquel “Encuentro” del 2011. Tal vez, hasta quede muy poco de su buen destino, porque, aunque “el vinilo nunca muere”quizá solo nos quede su atesoramiento y por motivos de coleccionismo, o por lo que pueda representar su propia manifestación artística y cultural, o incluso por razones sentimentales. Cierto es que en este último año las expectativas de su difusión y venta se han superado; son los datos que vemos reflejados en el artículo para la ponencia que os he entregado, aunque en nuestro país no haya sido así, pues España es el último en el ranking europeo del resurgir del Vinilo, quizá porque estemos acostumbrados al “todo gratis”. Y es que esto último es lo que buscamos en la invencible competencia de la música virtual de las nuevas tecnologías, lo que llamamos “streaming”.
   
En nuestra evocación nostálgica del Vinilo vemos dos escenas
en color sepia de dos estrellas del cine y de la canción, Paul
Newman y Jane Birkin, quienes también disfrutaban de "la
música que salía del roce amoroso entre la aguja y el disco"
De cualquier forma, nos quede o no muy poco de la identidad de la música en el vinilo, al menos hoy nos queda festejar su recuerdo, una cita entre quienes fuimos sus fans y devotos consumidores, y ahora todavía sus admiradores. Por eso estamos aquí con la muestra y reliquias que traemos. Además, nos queda brindar hoy por lo que aún puedan aportar las imágenes de las portadas de sus discos, incluso esas escenas que reproducen en nuestra imaginación la música que sale del roce amoroso entre la aguja y el disco. Así que… no le decimos adiós al vinilo; porque siempre nos quedará reencontrarnos con el milagro de poner en marcha nuestro viejo tocadiscos con un vinilo en su plato, ajustar sus revoluciones, bajar su brazo y hacer que la aguja caiga y descanse sobre su amante “el vinilo”. Siempre nos quedará hacer que la música, grabada en el disco gire y gire… y gire.
  
No sólo el Vinilo conserva su lado artístico, sino el culto a
su ceremonial: el disco sobre el plato, el brazo y la aguja,
la música que gira, toda una magia que nos trae las escenas
de los recuerdos del pasado. Por cierto, ahí está "la Audrey"
con su copa y su pareja escuchando sus vinilos. 
El Vinilo siempre conservará su lado artístico, como el que ofrece la presencia real de la pintura en un museo para contemplar una colección de cuadros. La posesión de la magia incomparable de un vinilo en ese ritual cuando se desenfunda de su portada, precisamente como si fuera una obra de arte, y luego se hace reposar y girar en el plato bajo el brazo articulado y el beso de la aguja de un gramófono plateado… esa ceremonia es un derroche de recreo y de placer que sólo los amantes del vinilo conocemos.

Los vinilos ya había dejado de girar, ahora descansaban y el
turno era para el "streaming", la música virtual de Spotify.
Las últimas copas y los últimos que quedábamos a las 3 de
la mañana. Y un recuerdo para la historia. Y para el Vinilo.
En  fin… el disco sobre el plato, el brazo y la aguja, la música que gira… Parece… como un cuento, pero… imaginemos por un momento que lo es… Así que…
  
“Érase una vez…” un disco de plástico, negro azabache y redondo, enfundado en un estuche de cartón, dibujado con imágenes y colores de fantasía, y con mucha, mucha imaginación. “Érase una vez…” una música que sonaba y sonaba “milagrosamente” cuando dejábamos caer aquel disco sobre un plato, bajo la aguja que giraba y giraba… y giraba, en el gramofón. “Érase una vez…” aquello que llamábamos LP o “Long Play”, aquellos RCA Víctor, Columbia y EMI Odeón.
  
“Érase una vez… aquella música, aquella canción que escuchábamos en un vinilo, y que siempre tendremos en nuestra ilusión”.
  
Ángel González "Rusty Andecor"
Fueron los últimos instantes de los últimos "amigos del Vinilo" que quedaban ya de madrugada
 en el mismo lugar en donde se había celebrado el "Quinto Encuentro Internacional de Amigos en
defensa del Vinilo". Fue la última tertulia, la última copa y el adiós. ¡Hasta siempre... amigos!

viernes, 1 de septiembre de 2017

"V Encuentro Internacional de amigos en defensa del Vinilo". Coria 2 septiembre 2017

El próximo sábado, día 2 de septiembre, se celebrará en Coria (Cáceres) el "V Encuentro Internacional de amigos en defensa del Vinilo", evento musical sobre la cultura del Vinilo que ya viene conmemorándose en esta misma ciudad desde el 2008, en anteriores ocasiones con la presencia de algunas autoridades de la cultura musical y de la industria discográfica. En esta ocasión, la exposición que hará al principio del acto el promotor y organizador de dicho evento, Ángel González "Rusty Andecor", versará sobre su ponencia "El Vinilo, el último vestigio tangible de la cultura musical".

Para ilustrar el contenido de lo que puede ser el desarrollo de la jornada cultural y musical de este "5º Encuentro", publicamos a continuación el texto del artículo que servirá como ponencia de la cita cultural de este año.

“El Vinilo, último vestigio tangible de la cultura musical”.

Es el nuevo modelo de Sony, el PS-HX500, capaz de reproducir
el vinilo con un sonido de máxima calidad.
En los últimos meses, los titulares que con más frecuencia vemos en los medios son: El gigante tecnológico y audiovisual nipón Sony vuelve a fabricar discos de vinilo tras cancelar su producción en 1989, debido al aumento de la demanda global del formato analógico”, El “streaming” y el vinilo mantienen a flote la música británica en 2015”, o SONY lanza un tocadiscos, el PS-HX500, capaz de reproducir un sonido desde el vinilo la máxima calidad, con el que ni el cd ni el mp3 pueden competir”.

Yo daría otro titular más escueto, pero más claro y significativo: “La música on-line y el Vinilo se disputan la clave del poder de la difusión de la música”.

En la vuelta al Vinilo se conjuntan numerosos motivos,
no solo por la búsqueda de sonidos de más calidad, una
profundidad sonora más real y una superior riqueza de
registros, sino el intento por recuperar la tecnología
retro de la música analógica y la magia del viejo
formato junto con el nostálgico sucesor del gramofón.
Estos y otras muchos artículos que aparecen en la prensa son la prueba de que no sólo el Vinilo se ha convertido en un objeto de colección, en un fenómeno vintage o en una excusa para la nostalgia, sino que su vuelta está motivada, de una parte por el usuario que busca un sonido de más calidad, que comprueba que el vinilo ofrece una riqueza de registros musicales y una profundidad sonora o “perspectiva acústica” y que no se escucha en el CD o el mp3, pero también por el aficionado que quiere recuperar las tecnologías retro. De otra parte, las multinacionales promotoras de eventos y conciertos, las empresas discográficas y los productores musicales están invirtiendo en la grabación y difusión del disco de acetato porque piensan que el apoyo del viejo formato va a fomentar un mercado interesante y relativamente rentable.

Lo cierto es que hay un marketing claramente dirigido al sector del Vinilo dentro del panorama de la música. Hay jóvenes que acuden a conciertos y que buscan el disco de vinilo del recital del artista o de alguno de sus recopilatorios. Hay audiófilos de vocación que apuestan por la búsqueda de grabaciones en vinilo y por la adquisición de nuevos equipos para su reproducción, a veces por el rescate y reparación de su viejo plato o de la reliquia de su ya olvidado amplificador. Algunos de ellos buscan piezas de históricas grabaciones, o incluso prefieren el formato en vinilo de ediciones actuales, antes que el digital.

El formato Vinilo se resiste a desaparecer, entre
otra razones, porque su calidez y naturalidad
nos da la sensación de sentir la música con más
profundidad y realismo
Este claro renacimiento del Vinilo se traduce en algunas de estas cifras. En el 2016, sólo en EE.UU. la venta de discos alcanzó 17,2 millones, mientras que en Reino Unido fue de 3,2. Ya en 2017 se espera una venta del formato entre 50 y 60 millones de unidades. Solo el líder fabricante de aparatos Sony obtuvo unos beneficios de 111 millones de dólares y se espera que en 2017 pueda llegar a los mil millones. Precisamente, Sony está poniendo en marcha un estudio de grabación especialmente diseñado para optimizar la calidad de los discos analógicos, que según los aficionados entendidos y profesionales del sector, tienen un carácter más cálido y natural que los formatos digitales. Además, para completar esta mejora tecnológica, la marca lanza un tocadiscos especialmente diseñado para esta grabación. Incluso el modelo viene acompañado de un dispositivo para grabar el contenido musical en archivos digitales, tal y como reproduce el mismo disco, aunque no conocemos aún la calidad de los resultados.Sin embargo, todos sabemos que el formato musical físico tiende a desaparecer. No se sostiene ante la competencia de la difusión de la música on-line o de las descargas. Es evidente que el Vinilo no va a perdurar como formato tangible, como para mantener a largo plazo la industria discográfica. Ni siquiera los CD, DVD o minidisk, cuya digitalización parecía garantizar su permanencia en el mercado y el consumo de los discos, pueden tener futuro. De momento, el Vinilo se queda, como “rey del disco”. De momento, es “el último vestigio tangible de la cultura musical”, el último baluarte que atesora la historia de la música. Pero no nos engañemos, el futuro estará en la venta o en la difusión gratuita de la reproducción musical vía on-line o en sus descargas, tras la extendida informatización de datos en discos de ordenador, a la que con tanta facilidad y sin apenas coste alguno hemos podido acceder.

Gráfico representativo de la evolución de las ventas del Vinilo
en dólares entre 1973 y 2015. La previsión de Sony es que en el
transcurso del 2017 podría alcanzar la cifra de una facturación
de mil millones de dólares en beneficios, solo por la venta de sus
vinilos.
Esa difusión on-line, digitalizada a través de redes de comunicación informática, es lo que se llama “Streaming”. Es lo que, técnicamente podríamos definir como la distribución digital de contenido multimedia a través de una red. Tan sencillo como que el usuario utiliza dicho contenido, es decir la retransmisión de un evento o la reproducción de un producto audiovisual, a la vez que se descarga.

Y así están las cosas en la difusión musical. La inesperada vuelta del Vinilo, por un lado, y la creciente imposición del streaming, por otro. Toda una dinámica comercial generada del impulso del consumo de la música. Pues es el comienzo del declive de la industria musical, con la expansión del CD y, paradójicamente, al producirse el abaratamiento del compact que se extiende en todos los mercados, cuando la afición por la música se recupera. Por una parte, se produce un crecimiento del streaming a través de las plataformas de música, que son una vía inesperada de fuente de ingresos para las discográficas por los derechos de reproducción musical. De hecho, las cifras de ingresos, por ejemplo de Spotify, están por encima de los 3.400 millones de dólares en 2016 y solo en EEUU, aunque para compararlas con España, en donde la música bajo coste no seduce al usuario y por ello aún no es rentable, los ingresos solo ascendieron a 44 millones de euros. Por otra parte, después de una tímida recuperación a lo largo de los últimos 10 años, la segunda mitad del 2016 y el 2017 marcan un claro renacimiento del Vinilo. El disco consigue hacerse el líder del formato físico de la música. Ciertamente, se habla de una “frágil recuperación”, de un espejismo producto del entusiasmo de los nostálgicos, pero de momento los productores musicales y las discográficas han recuperado una fuente de ingresos que habían perdido con el desvanecimiento del CD.

La posesión, el desenfundado del vinilo de
su carpeta y su puesta sobre el plato del
gramofón siempre se acompañó de un ritual
casi mágico en que el audiófilo de vocación
emplea sus mejores recursos, a veces, con
esa afectación retro del "Vintage", para
escuchar lo más escogido de su música.
La cuestión es que el gran aumento de escuchas “streaming”, las descargas de internet y el resurgimiento del Vinilo contribuyen a mantener la industria de la música en países como Reino Unido, uno de los que más dedican a este tipo de cultura. La cuestión es que famosos cantantes, como la británica Adele, contribuyen al auge del streaming haciendo reproducir, por ejemplo, el Hello de Adele hasta casi 8 millones de veces durante la primera semana de su lanzamiento. Y la cuestión es que los artistas internacionales más cotizados de la música graban en vinilo y venden su álbum junto a su versión on-line o mp3 como regalo. Leyendas como Bruce Springsteen, McCarteney o Bob Dylan son algunos de los que más aparecen en esas portadas actuales del mítico LP.

Y para terminar, nada mejor que poner un punto nostálgico y romántico; el que dejé en mi ponencia de aquel último “IV Encuentro” del 2015 y que ahora quiero recordar: “El Vinilo siempre conservará su lado artístico, como el que ofrece la presencia real de un cuadro en un museo para contemplar una colección de pintura. La posesión de la magia incomparable de un vinilo cuando se desenfunda de su portada, como si fuera una obra de arte, y se hace reposar y girar en el plato bajo el brazo articulado y el beso de la aguja de un gramófono plateado… es un derroche de recreo y de placer, pero también es un momento de evocación artística y cultural de la música. Es algo que sólo los amantes del vinilo conocemos y sabemos valorar”.


2 de septiembre de 2017                         Ángel González "Rusty Andecor"

domingo, 7 de mayo de 2017

El tiempo que pasa... "es lo que hay". El cómo nos queda, es que no hay otra... "es lo que tiene"

Hay un reloj que ha marcado el tiempo que pasó. Hay otro que
marcará el tiempo que nos queda. En medio, está el presente
que lo representa ese "pavo real" y que significa la atención
y paciencia para vigilar que nada perturbe el transcurso
de ese tiempo que nos queda. Pero también significa la
buena suerte que hemos de necesitar en este proyecto.

(Por cierto, el talismán del pavo y los dos relojes son míos)
No hace mucho, decía Isabel de la Romana en uno de sus post y que publica en una conocida red social: "A cierta edad, el tiempo que te quede por vivir será tu único patrimonio. Mientras seas joven no pasa nada si parte de ese patrimonio lo cedes, lo malgastas o incluso si permites que te lo arrebaten. Pero cuando el caudal empieza a agotarse, no debes permitir que nada coarte ese tiempo. Si pierdes esa batalla ya no serás nadie. La vida te perteneces a ti y a nadie más".
   
-Sabias palabras -le dije en mi comentario de su post.
-No es sabiduría -me dijo ella- es, como decía el poeta, "confieso que he vivido", Ángel. Se refería a Pablo Neruda, naturalmente.
  
En fin..., gracias por tu reflexión, Isabel, pues me ha servido para introducir así mi ensayo sobre el tiempo que nos queda en esta "nuestra etapa dorada".
    
El tiempo que pasa... es lo que fue. Pero el tiempo que queda...
es lo que tienes, y es por lo que merece la pena brindar, porque
es nuestro mejor proyecto: el resto de nuestra vida.
Lo cierto es que, todos pensamos que "el tiempo pasa", "es lo que hay...", como dicen siempre mis hijos cuando saben lo poco o lo único que tienen. Sin embargo, es la vida la que transcurre, no el tiempo; el tiempo es una dimensión que nosotros hemos creado para entender mejor la realidad del transcurso de ese escenario en movimiento que representa nuestra vida. Lo cierto es que "cómo nos queda", refiriéndonos a ese caudal temporal al que se refiere Isabel cuando percibe que empieza a agotarse, "es lo que tienes", como también suelen decir mis hijos, porque saben que "no hay otra...", porque suponen que "es lo que tenemos" y que, en nuestra situación, la de "los mayores", y como dueños absolutos de ese resto de la vida que nos queda, debemos defender el transcurso de esos momentos y disfrutar de ellos.
  
Es como si esta pareja de niños se dijeran lo que decía Diana
Krall en su canción: "Me gustaría ver pasar el otoño de nuestra
vida en tus ojos, me gustaría pasar los años en ellos".
Pero lo cierta es que no solo se trata de controlar esa dimensión por la que percibimos nuestra propia representación en ese escenario en movimiento. Se trata de que si esos momentos por vivir nos pertenecen, tenemos derecho a disfrutarlos, compartiendo la belleza de lo que aún queda en el mundo, pero sobre todo, además de nuestra propia complacencia, compartiendo la vida de los seres humanos que tenemos cerca de nosotros, quizá buscando la clave del acercamiento, la compenetración y el entendimiento con los demás. Hay una canción de Diana Krall, "When I look in your eyes", cuyo mensaje dice, a través de sus versos: "Me gustaría pasar los años en tus ojos". Yo creo que en ese titular, justo en el título de esa canción, está el secreto de la felicidad. Y no es ya solo para quienes tienen toda una larga vida por delante, sino, sobre todo, para quienes somos conscientes que nos queda un patrimonio temporal más limitado de esa vida.
  
Como tampoco se resiste a dejar aquí estas dos imágenes que
representan secuencias muy recientes por las que este autor
del ensayo reflexivo se define, ahora más que nunca, como
"sabio de la vida", aún en el grado de aprendiz, confesando
que quizá el café o el bar pueda ser uno de los mejores
santuarios para inspirarse en esa reflexión. 
Bueno, ante todo, y después de esta introducción, quisiera aclarar que este ensayo reflexivo viene a ser una segunda parte de "La etapa dorada y jubilosa de un iluso de la vida (Los diez o quince años que me quedan" (clic en el título), una semblanza conmemorativa de la vida de este autor, aprendiz de "sabio de la vida", en la que no pudo evitar dejar entre las líneas de su crónica imágenes que representaban algunas de las escenas de su última etapa, extraídas de su "visor de antigüedades", y en las que aparece con algunos de sus más "leales y silenciosos amigos". Fue un artículo que publiqué, intencionadamente, el 13 de abril de 2016, aprovechando el 70 aniversario de mi nacimiento, para dar fe del resultado de mi análisis reflexivo, el que hago de mi viaje hasta esa parada.
  
La vida es tan breve como el trasiego de esa arena que cae
al fondo de este reloj. La caída del polvo arenoso es tan
fugaz como el instante del presente. Al final, se acaba;
pero ahí, "más allá de la vida", puede quedar nuestro
propio reflejo y nuestro recuerdo. Abajo, en el reloj,
cae el tiempo consumido, pero siempre queda un
futuro mientras la arena del reloj siga trasegando.
Un año ha transcurrido desde entonces, como una fracción de este viaje de la vida, como un suspiro de mi trayecto, pues el tiempo pasa ahora más deprisa. Algunos sucesos vividos, unos buenos, otro no tanto. Y recordando aquella vieja y rancia canción de Julio Iglesias, "La vida sigue igual", de aquello de "unos que nacen otros morirán, unos que ríen otros llorarán", hacemos balance de quienes recuperamos o de los que perdemos; o de aquello otro "siempre hay por quien vivir, siempre hay por quien amar" y que nos recuerda lo mucho de cierto que tiene el mensaje "Me gustaría pasar los años en tus ojos", de la canción de la Krall. Y ello, para concluir en el final de la canción: "Al final las obras, las gentes se van; otras que vienen las continuarán... La vida sigue igual". Porque, ciertamente, ahora más que nunca pensamos cuánto nos gustaría quedar, más allá de la vida, nuestra huella, nuestro esfuerzo y nuestro recuerdo, patente en quienes pudieran continuar... Aunque, tampoco es menos cierto que, para entonces, para cuando ya no estemos... "la vida sigue igual".
Y recordando ese particular ensayo de mi vida, y al que hago referencia nuevamente, no puedo resistirme a recordar lo que dijo el poeta: "La vida es breve", y lo que dije yo después, que "no es más que un fugaz instante"; que hay un pasado, el del ayer, el que solo aparece en los recuerdos; que hay un futuro, el del mañana, el que solo está en la ilusión. Y que existe el presente, el momento en que se vive, el único que cuenta. Pues lo demás... es un teatro, que representamos con su prólogo extraído con las escenas del pasado, para darle argumento a la trama del presente, ella es la propia vida, la que se consume y se dirige, inevitablemente, a lo incierto y desconocido para nosotros: el futuro.
  
Renovamos el día cuando cada mañana miramos con ilusión el
amanecer, sin temores ni desesperanzas. Vigilamos el destino
mirando fijamente nuestro mundo cercano, controlando esa
trama ilusoria del teatro que se mueve alrededor de nosotros,
procurando tener limpio el cristal de nuestro "anteojo"
observador para ver el más mínimo detalle.
En fin; que "la vida es ilusión, un teatro, una ficción, un suspiro; y la escena se termina y se acaba la función; y que así desaparece cuando cae... aquel telón". Y es el tiempo, esa dimensión invisible e implacable, el que marca el transcurso de los acontecimientos, el que nos recuerda la realidad del último acto y de la última escena de la función, el que va a marcar la caída del telón. Así que, como ya dije en otra ocasión, "seamos indiferentes a la crueldad de la rapidez en que se mueve el tiempo, vivamos y disfrutemos el presente que nos depara el hoy, sin que dejemos de poner nuestra parte de ilusión en el mañana". Y que el tiempo se detiene si su reloj deja de funcionar, porque se nos olvide darle cuerda o porque no engrasemos su maquinaria para evitar que se averíe, incluso porque en un descuido o infortunio se nos caiga de las manos, se rompa su mecanismo y se pare definitivamente. Que lo mismo que cada mañana renovamos el día poniendo ilusión y esperanza en su amanecer, debemos vigilar ese reloj de nuestra vida, para que no se pare, incluso debemos limpiar el cristal de su esfera para que no dejemos de ver el rumbo horario de nuestro destino.
  
Pero si la vida ahora nos parece tan corta, siempre podremos
estirarla poniendo una dosis de ilusión, alejándonos de la
pasividad, aunque sea viajando a ese lejano universo de los
ensueños de color azul. Puede que el instante del viaje sea
breve, pero será intenso  gozoso si llevamos con nosotros la
mejor compañía para "pasar la vida en sus ojos". 
Parece que la esencia y la clave de todo, al menos en el transcurso de la vida, está en el tiempo; y "es lo que hay... es lo que tiene", como dice el título de  este artículo (y dicen siempre mis hijos), pero también en el resultado de su movimiento... "es lo que queda". Y lo cierto, y es aquí, en donde yo quería llegar: ... en lo que nos queda. Es algo que no podemos evitar; nadie quiere pensar en ello, parece como si cayéramos en el desaliento o abandono de nuestras ilusiones de la vida. Pero no debería ser así. La vida que nos queda puede ser intensa, al menos en complacencia. Y la vida puede ser inmensa, al menos en felicidad, aunque sea efímera y corta. Pues aunque "El placer y la actividad hacen que el tiempo parezca breve" (Shakespeare), vale más percibir la brevedad de un instante intenso y feliz que la tortura de la "eternidad" de una vida insatisfactoria o infeliz.
  
El reloj está ahí, siempre visible, implacable, imperturbable.
Pero nosotros somos dueños del momento; podemos controlar
su percepción; podemos encontrar la complicidad de alguien
cercano a nosotros para compartir ese viaje tan deseado. 
Bueno, lo que pasa, llegado este punto, en el que nos damos cuenta de que algo ocurre en el transcurso del tiempo que aparentemente mueve nuestros momentos, nuestros días e incluso nuestros años, que ahora "se van volando", es cuando nos gustaría encontrar la explicación de lo que no deja de ser solo una sensación. Las funciones biológicas, el estado psico-mental, las etapas cronológicas, todo influye, todo hace que nuestra percepción del tiempo se estire o se comprima. Y es algo que debemos saber y tener en cuenta, para no agobiarnos o angustiarnos. Que no solo es cuestión de poner voluntad en su control; pues la mejor forma de encontrar la felicidad en el paso del tiempo está en "buscar la justa complicidad en los ojos de los demás", que a todos nosotros nos gustaría pasar los años... "en tus ojos"; es decir, en el corazón de quien tenemos o queremos tener cerca de nosotros.
  
El tiempo se escurre, se desliza y se resbala por su propio
transcurso. Hasta el momento más dorado se acaba y se
derrite. Sin embargo, ese instante tan deseado para que
no se acabe nunca puede recrear una vida entera y vale
la pena conservarlo, incluso en el recuerdo.
Charles Chaplin decía "El tiempo es el mejor autor; siempre encuentra un final perfecto". Y no es que sea el punto final del viaje de una vida, ni siquiera el de una de sus etapas, pero sí el de un acto de la función representada en el teatro de la vida al que antes me refería, antes de la caída definitiva del telón en su escenario.
Una vez alguien me dijo: "me gustaría que este momento, al menos este instante, no se terminara nunca". Está claro que es un deseo imposible, al menos demasiado fantástico. Pero sabemos que hay una magia en nosotros, cuando envolvemos la vida con una sonrisa y llenamos su tiempo de ilusión. Sabemos que podemos exprimir el instante que vivimos, como el zumo de una naranja para tomar la esencia de su fruta. Sabemos que podemos halagar nuestros sentidos y colmar nuestra ilusión, poniendo todo el entusiasmo en la esencia de ese instante. Por eso, la respuesta que yo di entonces a quien pronunció aquel deseo fue: "hay relojes que marcan la hora de un instante en el que se puede recrear una vida entera".
  
Podríamos rebobinar las escenas de nuestra vida, pues
conservamos en la memoria esas viejas fotografías de
color sepia, no solo para contemplar e imaginar aquellos
históricos momentos, sino para competir sus escenas
con la recreación intensa de nuevos instantes.
Y es que la "recreación de una vida entera" en esa dimensión casi virtual o quimérica, fantástica si pensamos en la imposibilidad de resumir toda una serie de acontecimientos en un instante, no es más que la complacencia intensa de un momento que hemos sido capaces de recuperar entre aquellos que estaban por percibir y celebrar. Al fin y al cabo, es el resultado de aquella frase que decía "aprende a apreciar lo que tienes antes de que el tiempo te enseñe a apreciar lo que tuviste". Se trata de reflexionar sobre la búsqueda en el transcurso de la rutina de la vida cotidiana de los recuerdos, de sus vivencias, de aquellos momentos satisfactorios que llenaron escenas memorables de una vida, no para contemplarlas simplemente en nuestro "visor de antigüedades" y sentir la nostalgia del escenario de aquellas viejas "fotografías", sino para emular su recreación y competir con ellas al renovar la esencia de sus escenas.
  
"El tiempo en mis manos"; nuestra eterna
aspiración. Pero somos nosotros, los que
estamos en manos del tiempo. Ni nuestro
encanto, ni el dinero, ni el poder, puede
controlarlo, manipularlo, ni detenerlo.
Finalmente, y aunque esto ya no forma parte del ensayo reflexivo sobre la "el paso del tiempo y su justa complicidad en los ojos de los demás", he querido extraer algunas anotaciones de diferentes artículos publicados por varios autores en algunas web y que tratan sobre la percepción subjetiva del tiempo y su influencia en nuestra vida. Pero también he querido hacer de ellas mi propia consideración. 
  
Es ese, "el sentido subjetivo del tiempo", el que hace que tengamos una noción del pasado, del presente y del futuro variable y relativa, influenciada por factores externos e internos a nosotros y dependiendo de nuestro estado anímico y emotivo. El tiempo se acelera cuando estamos motivados en una ocupación grata o una novedad interesante. El tiempo se ralentiza cuando esperamos algo con impaciencia, cuando estamos, mal, enfermos, cansados, incómodos, disgustados o padeciendo un dolor. Pero también se hace eterno cuando nos sentimos aburridos o estamos pendientes de su transcurso. Contrariamente, el tiempo pasa rápido si no le prestamos atención. En cambio, si estamos emocionados nos podemos equivocar al evaluar su duración. Una espera ansiosa puede parecernos una eternidad, aunque hayan sido solo unos minutos. Un encuentro puede ser más breve que lo que en realidad ha durado si nos hemos sentido bien. En definitiva, el tiempo así nos sirve para entender su transcurso y la duración de los acontecimientos, situarlos en su momento y generar expectativas sobre ellos.
  
Por una parte, la precisión temporal en un
menor, de evaluación imprecisa o amplia.
Por otra, la percepción de brevedad en los
mayores. No solo su mecanismo cerebral,
sino la influencia afectiva, intelectual o
biológica, altera la medición temporal.
Por otra parte, la precisión temporal varía considerablemente entre un niño menor de 10 años o una persona mayor de 70. En el primer caso, debido a una falta de madurez neuronal, esa evaluación es escasa e imprecisa, unas veces es breve, otras duradera. En el segundo caso, los marcadores internos, influidos por el deterioro neuronal, hacen que el tiempo pasa muy rápido; es lo que se dice que "la vida más más deprisa". Sin embargo, la percepción temporal no se corresponde con el reloj cronológico. Y partiendo de que las personas jóvenes sienten que la duración del tiempo es más amplia que las de mayor edad, nuestros ritmos biológicos marcan subjetivamente la duración de una actividad, según las circunstancias y las emociones, con una precisión que se altera si ésta se corresponde a una fracción de uno o varios segundos o a un proceso de larga duración, y en cuyo caso el error de su evaluación depende mucho de la falta de memoria o de la falta de atención en el proceso.
   Hay una cuestión en la percepción del tiempo, también de cierta subjetividad, que se estima desde el punto de situación temporal. Y es que no se percibe del mismo modo el tiempo que acaba de pasar que el que está por venir. Ni siquiera se puede medir con la misma percepción si el segmento temporal estimado se refiere a un grupo de menos en relación con el que corresponde a otro de mayores. Y no olvidemos que la evaluación temporal del pasado está basada en la memoria para recuperar las escenas sucedidas y de las que somos conscientes que vivimos. Si no hay recuerdos o la memoria no puede recuperar apenas momentos del pasado, esa evaluación es mínima. Incluso la mayor o menos afectividad para recordar los acontecimientos del pasado pueden alterar esa percepción temporal.
  
El presente está ahí expectante, con nosotros, esperando
para continuar su viaje. A veces, en el deterioro y entre
la mugre de las circunstancias y del momento, aunque
dispuesto en nuestras manos para reanudar el transcurso
del tiempo hacia el futuro.
Precisamente, ese mismo factor afectivo que influye en la medición del transcurso del pasado tiene también su influyo en la consideración del tiempo de nuestro futuro, como una forma de estimar complaciente o con disgusto el tiempo que nos queda. Por supuesto, en esa percepción influye nuestras perspectivas gratas o desesperanzadas, positivas o negativas, de desencanto o ilusión, que llevamos a ese tiempo que nos queda.
   Concretando, todo ese mecanismo cerebral que, en principio, parece controlar la duración del tiempo, teniendo en cuenta su naturaleza abstracta, se ve alterado por parámetros afectivo-emocionales, intelectuales o socio-laborales. No hay precisión en nuestro reloj interno cuando vivimos en un presente, entre los recuerdos del pasado y la previsión del futuro, y en un contexto psicológico de tantas influencias.
 
Digamos que el presente es un puente entre el pasado y el
futuro. Su paso es breve y fugaz. Es un tránsito, tranquilo
unas veces, otras frenético; bajo el influjo de los colores
de la placidez, unos momentos, o de tormentosos, otros.

(Es el "Puente de Hierro", de Coria)
Y ya, para dejar una conclusión, ilustrada con algunos titulares, en forma de citas literarias referidas a "el tiempo que pasa" y "cómo nos queda", me permito cerrar así este ensayo reflexivo:
  
Hay un proverbio árabe que decía "Lo pasado ha huido, lo que esperas está ausente, pero el presente es tuyo". Plutarco, por su parte, nos dijo "Tener tiempo es la posesión del bien más preciado por quien aspira a grandes cosas". Y fue Horacio quien añadió "Imagínate que cada día es el último que brilla para ti; pues aceptarás agradecido el día que no esperabas vivir ya". Son citas que nos recuerdan la importancia que tiene aprovechar el presente y cómo debemos exprimir el tiempo que tenemos a mano, cómo debemos aprovechar su transcurso.
  
El presente es nuestro y está en nuestras manos.
El futuro, parece inalcanzable si le exigimos el
éxito; solo hay que verlo con esperanza. Y es que
el futuro, si lo vemos con los azules de la ilusión,
ahí como ese galeón a punto de partir a la isla
de los sueños, es la mejor excusa para embarcar
en el mejor viaje; el del resto de nuestra vida.
Que el presente es nuestro y su tiempo transcurre bajo nuestra consciencia, es tan evidente que ni debemos adelantarnos, ni retrasarnos en recrear una escena en la dimensión del presente. Decía William Shakespeare "Tan a destiempo llega el que va demasiado deprisa como el que se retrasa demasiado". Como tampoco podemos permitirnos el lujo de perderlo en naderías, dejando simplemente que pase. Benjamín Franklin dijo "Si el tiempo es lo más caro, la pérdida del tiempo es el mayor de los derroches".
   En cuanto al futuro, esa dimensión tan incierta y desconocida del tiempo, turbadora e inquietante, Víctor Hugo dijo "El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes, la oportunidad". Yo hubiera añadido "para los jóvenes, la esperanza". Y en este contexto fue Eleanor Roosevelt quien le puso un punto de ilusión  al futuro, diciendo "El futuro pertenece a quienes creen en la belleza de sus sueños". Para terminar con un guiño a esta cita de Rusty Andecor, un pensamiento que no me resisto a repetir una y otra vez: "El futuro representa la apología del iluso; aunque, tal vez... el pretexto de un ideal por el que se empeñan quienes, con la enseña y estandarte de sus ilusiones, ponen rumbo y aventura a la isla de sus sueños".
   En fin... yo creo que ésta es la última vez que hago una reflexión sobre el paso del tiempo, sobre su misteriosa intangibilidad, su transcurso fugaz y etéreo, pero también sobre el perturbador e inquietante destino de su futuro. Dicho esto... digamos también, y no lo olvidemos, aunque esto no sea más que una metáfora, que "El tiempo es el caballero invisible, implacable, impasible e imperturbable que consume la vida" (Rusty Andecor).


Ángel González "Rusty Andecor"

Ángel González es "Rusty Andecor"

Ángel González es "Rusty Andecor"
Contemplador del mundo, pensador de la vida que ha vivido. Aprendiz de poeta, imaginador de cuentos y pintor de ilusiones y desvaríos.

El perfil de Rusty Andecor

Es Rusty Andecor, ilusionista de sueños y ensoñador de ilusiones, "aprendiz de poeta” e "imaginador de cuentos", aunque su nombre real es Ángel González García.

Dice de su profesión : Maestro “que lo fue”, gestor de “futuros”, que hace ya algún tiempo dejó de serlo, músico retirado (porque dejó el piano, que la “guitarra” le dejó a él); y -como dice- se atreve a hacer de "componedor de versos", que suele dedicar a un “universo” lejano y para cuyo oficio se solía inspirar en un lugar llamado "Café Venecia", con el increíble "telón de fondo" de aquellos personajes surrealistas que lo frecuentaban, pero que desapareció hace ya tiempo.

Siempre le gustó que la gente con la que trabajaba fueran sus amigos. Le gustaba compartir el "universo de sus musas", el silencio de su "boulevard" y la música de fondo que él le ponía. Ahora... ya no es lo mismo; algo desapareció. Siempre le gustó la fascinación de Audrey Hepburn y la magia de“Desayuno con diamantes”. También le gustaba soñar con los "besos mojados de lluvia" y con sabor dulce de "rosa de mazapán". Y solía ofrecer a sus “amigos con alma sensible” sus "reflexiones", de vez en cuando, y sus mensajes anuales de Navidad, además de su álbum de "la música más hermosa del mundo".

Y suele decir: "Me gusta ir los viernes al Copacabana y al Candilejas "de cañas", con la familia y los amigos. Me pirla el "Ribera Duero" o un buen "Rioja". Me encanta preparar cubatas de ron "con un toque de limón" a mis incondicionales. Y no me pierdo, cada año, esa visita al "Jazz Vitoria" con mis amigos, ni a la "Cuesta de San Vicente" la mañana del concierto"

Le apasiona la música de Vivaldi, Teleman y, muy especialmente, Chopin. Me encanta oír a los Dire Straits y Mark Knopfler, Eva Cassidy, Diana Krall, Patricia Kaas; pero, sobre todo, le gusta oír esta música en sus Jbl. Y aún sigue escuchando a The Beatles y a sí mismo en Los Agaros¡qué tiempos aquellos!

Le encanta el buen cine y siempre recurre a ver alguna de "mis películas favoritas", esas de las que os doy detalle, en un espacio más abajo.

Le gusta leer a Gabriel García Márquez y a Pablo Neruda. Pero también le gusta leer a Edgar Alan Poe.

Pero, sobre todo, dice "me gustan los "colores" de ese "mundo maravilloso", que está "ahí fuera", detrás del paño que se pone, a veces, delante de tus ojos y de tu corazón".

Ha escrito algunas obras literarias que no ha llegado a publicar porque no encontró un editor con un presupuesto que se ajustase a sus posibilidades económicas. Sin embargo, sus trabajos están editados en formato pdf y a disposición gratuita de sus familiares y amigos, a los que pueda interesales.

Las obras literarias escritas hasta la fecha son:

Diccionario de un coriano.

"Versos para el atardecer" (Colección de 40 poemas)

"Mis reflexiones y cartas a mis amigos con alma sensible"

"La música más hermosa del mundo"

"La música de mis tiempos"

"El paso del tiempo de un aprendiz de poeta"

"Mis pensamientos y citas literarias"

"La verdad y la mentira de mis reflexiones"

"Reflexiones para mis ajustes del alma"

"El cuento de la Princesa y el Campesino"

"El cuento de la dama del Sena y el viejo poeta"

Índice de los espacios literarios (Cuentos, poemas, reflexiones, cartas y otro tipo de ensayo)

Índice de los espacios literarios (Cuentos, poemas, reflexiones, cartas y otro tipo de ensayo)
"Es la rosa de un destello, la que busco en mi recuerdo; y el aroma de mi cuento que perece en el olvido, y el color de aquella imagen que acabó tan desteñida. Es la rosa de mi sueño y el adiós que se ha perdido" (Rusty Andecor)

Hacer clic en el título del espacio literario que interese:

Perfil de Rusty Andecor: UN BURÓCRATA CON ALMA DE RAPSODA: Ángel González (por Ángel G. Perianes, de la Universidad de San Pablo CEU)

DICCIONARIOS Y CUENTOS:

* EL DICCIONARIO DE UN CORIANO.De Angel Mª González

* El Diccionario de un coriano. Muestra de algunas voces y expresiones

* EL DICCIONARIO DE UN CORIANO (Su contenido íntegro)

* EL CUENTO DE LA PRINCESA Y EL CAMPESINO.Primera parte

* "Rusty, El coleccionista de citas"(Cuento

* El cuento de la Dama del Sena y el viejo poeta (Cuento de invierno)

* "El viejo mago y la niña del vestido blanco". (Cuento incompleto de Navidad)

ENSAYO LITERARIO: Reflexiones y otros artículos

·MI REFLEXIÓN SOBRE LA AMISTAD

· MI REFLEXIÓN SOBRE LA AMISTAD (2ª parte)

· Mis reflexiones sobre la soledad y sobre el aburrimiento

· MI REFLEXIÓN SOBRE EL DESENCANTO

· Mi reflexión sobre la ingratitud

- MI REFLEXIÓN SOBRE LA FELICIDAD

- Mi reflexión sobre la infelicidad

· Mi reflexión sobre la generosidad

· MI REFLEXIÓN SOBRE LA LEALTAD

- Mi reflexión sobre la lealtad (2ª parte)

- Mi reflexión sobre el cinismo de la cortesía

- El significado del paso de tiempo para un "aprendiz de poeta" que cumplió su primer año de "júbilo". Homenaje a la jubilación.

- El paso del tiempo, buscando la justa complicidad en los ojos de los demás.

· Mis pensamientos y citas literarias. 2ª parte

· Mis últimas reflexiones: sobre la belleza, la mentira y sobre "una última sonrisa"

· Reflexiones para "mis ajustes del alma". Mis pensamientos y citas literarias (III)

· Mi reflexión sobre el sentido del humor.

· "Un minuto de reconciliación, mejor que toda una vida de amistad" (García Márquez)

· Dos oficios muy comunes: el hablador dominante y compulsivo y el escuchante resignado y sufrido

· Los encantos y temores de la soledad

· Mi reflexión sobre los colores del mundo

· De los colores y de los aromas de la Puerta del Sol y sus aledaños

· De los colores y aromas de este mundo pútrido, pero maravilloso, y del universo que habita en los confines de nuestra imaginación.

* De la calle del Desengaño y de algunas de mis citas y reflexiones sobre el mundo de los desencantos

* Poema al tiempo. Mi reflexión sobre el paso del tiempo

· MI REFLEXIÓN SOBRE LA SONRISA

· Mi reflexión sobre el "SINVIVIR"

· Mi reflexión sobre el "Hablar y no saber escuchar"

* Mi reflexión sobre la indiferencia

- Dos buenos y leales amigos que me entendieron y me encontré en La Rioja

· ¿Qué ocurre cuando alguien te agobia, en una amistad o relación?

· Carta a mis "amigos con alma sensible"
· Nueva carta a mis amigos. Mi semblanza y mis recuerdos

* El Café de París. Homenaje a la ilusión y a “las música más hermosa del mundo”

· EL BOULEVARD DE CITAS

· Guiños y respuestas en mi Boulevard literario

- Mensaje para esta Navidad: ¡Qué mundo tan maravilloso!(Navidad de 2008)

- El mundo es maravilloso, es NAVIDAD y todos queremos ser felices(Navidad de 2009)

- Mensaje de Navidad para aquellos corazones sensibles, sinceros y que sienten verdadero afecto por los demás. (Navidad de 2010)

- Feliz Navidad, especialmente para quienes hacen que el mundo sea maravilloso (Navidad 2011)

- Reflexiones para la Navidad (Navidad 2014)

- El tesoro de un "diamante" para el resplandor de nuestro paso del tiempo

- La poesía de una colección de modelos de autos de época

LOS ESPACIOS DEDICADOS A LA MÚSICA:

Las estrellas de "La canción de la semana". Primera parte: La Chanson.

Las estrellas de "La canción de la semana". Segunda parte: El Rock y "la vieja canción".

Las estrellas de "La canción de la semana". Tercera parte: El Pop y "la música Disco".

Las estrellas de la canción de la semana. Cuarta parte. El folk-rock y el country.

Las estrellas de la canción de la semana. Quinta parte. El origen de la Chanson, del Rock y del Jazz vocal: Azanavour, Sylvie Vartan, Moustaki, Elvis, Orbison, Julie London y Natalie Cole.

Música en el “Hotel California”, soñando bajo las “Noches de blanco satén” y la luz de una “Luna creciente”.

MIS CONMEMORATIVOS MUSICALES

MIS 3 DAMAS DE LA CHANSON. 2ª parte de "Mis conmemorativos musicales"

Mis 10 mejores canciones de la historia de la música. Primera parte

Mis 10 mejores canciones de la historia de la música. Segunda parte

Mis 20 mejores canciones de la historia de la música. Tercera parte

* LA MÚSICA MÁS HERMOSA DEL MUNDO

* Las canciones más hermosas del mundo

* LA MÚSICA MÁS HERMOSA DEL MUNDO (2ª parte)

* LA MÚSICA MÁS HERMOSA DEL MUNDO (3ª y última parte)

* LA MÚSICA MÁS HERMOSA DEL MUNDO. LA CONCLUSIÓN

* Primer Encuentro Internacional de amigos en defensa del vinilo

* El Long Play y el pick-up, protagonistas del guateque

* BRUCE SPRINGSTEEN nos cautivó a los 34.000 entusiastas que asistimos al penúltimo concierto de su gira europea, en el José Zorrilla de Valladolid

* MIS CONMEMORATIVOS MUSICALES

* MIS 3 DAMAS DE LA CHANSON. 2ª parte de "Mis conmemorativos musicales"

* El Jazz de Vitoria cierra su Festival con dos conciertos memorables: Chick Corea y Paco de Lucía

* 2º Encuentro Internacional de amigos en defensa del vinilo, celebrado en Coria

* “La magia del vinilo y la parafernalia del tocadiscos pueden salvar la música”

* El Café de París. Homenaje a la ilusión y a “las música más hermosa del mundo”

- LA MÚSICA MÁS HERMOSA DEL MUNDO. La despedida y el adiós.

* Tercer Encuentro Internacional de amigos en defensa del Vinilo, celebrado en Coria el 3 de septiembre de 2011: “El Vinilo resurge del olvido”

* El Vinilo es la esperanza del futuro de la música y de su cultura. (Ángel González)

* El disco de vinilo vuelve. El vinilo tendrá su nueva etapa dorada.

* El 29 de agosto, "Amigos en defensa del vinilo" celebró su IV Encuentro Internacional.

* El día 29 de agosto, el vinilo hará girar y girar la música en su mágico gramofón.

* "El vinilo y la magia de su música, siempre gira y gira... en nuestra imaginación"

MIS POEMAS:

- Que nadie robe mis sombríos atardeceres (Poema)

· Versos "A un destino llamado espejo"

· VERSOS PARA EL ATARDECER: Dos poemas

· Más versos para "mis amigos con alma sensible"

· VERSOS A LA SOLEDAD

- Versos en la víspera de un extraño viaje

· DOS POEMAS... A UNAS ROSAS DE OTOÑO

· Besos mojados con sabor a lluvia

· Versos a la tristeza, que es la novia de mi llanto

· Versos a "una tarde de febrero en las Ramblas"

· DE AZULES SE VISTEN MIS VERSOS: "Aquel besoque no me diste” y “Adiós a un mensaje en un beso”

· Versos... en el calor de una tarde de verano

· Versos... a un otoño florido de nostalgias

· Poema a un Otoño mojado con tristeza de noviembre

· Tus ojos, mujer... ¡tan hermosos! (Poema)

-Versos a una frágil musa y a la fascinación de su destello. Para ti, Audrey Hepburn

· Yo quería escribir los versos más tristes... (A Pablo Neruda)

· Versos a un Otoño perezoso, a un Invierno regachero

· MI ÚLTIMO POEMA o "Mis últimos versos al destello de mi espejo"

Tango a esa musa de mis mares y a la luz de mis lugares (Poema)

* Te buscaré en los colores de mis sueños.

* Poema a una estrella del cielo, llamada “Destello” y Versos “en los brazos de la luna”.

* Eres bello, amado otoño, porque alegras mis tristezas otoñales

Citas literarias sobre "el paso del tiempo" (Un hito que en estos último años... me obsesiona)

No es el tiempo el que pasa, pasamos todos nosotros (Anónimo)

Se dice que el tiempo es un gran maestro; lo malo es que va matando a sus discípulos (Héctor Belioz)

Seamos indiferentes a la crueldad de la rapidez en que se mueve el tiempo, vivamos y disfrutemos el presente que nos depara el hoy y no dejemos de poner nuestra parte de ilusión en el mañana (Rusty Andecor)

El tiempo es el mejor autor; siempre encuentra un final perfecto (Charles Chaplin)

Me interesa el futuro porque es el sitio donde voy a pasar el resto de mi vida (Woody Allen)

Me gusta pasar los años en tus ojos (Diana Krall)

Lo mejor es ser indiferente al tiempo y a su maquinaria inalterable para marcar los años, sobre todo, esos años que nos quedan por vivir, que son los mejores. (Dijo Rusty Andecor a Manuel Melado en su jubilación)

El placer y la actividad hacen que el tiempo parezca breve (William Shakespeare)

No paséis el tiempo soñando con el pasado y con el porvenir; estad listo para vivir el momento presente (Mahona)

Hay un "buen destino" que mueve las manillas de nuestro reloj del tiempo. Y debemos vigilar el "mal destino" que puede manipular esas manillas en contra de nosotros (Rusty Andecor)

El día es excesivamente largo para quien no lo sabe apreciar y emplear (Johann W. Goethe)

Si el tiempo es lo más caro, la pérdida del tiempo es el mayor de los derroches (Benjamín Franklin)

"El tiempo solo se detiene si su reloj deja de funcionar. Nuestro reloj no es automático; debemos darle "cuerda" cada día, para que no se pare; debemos ajustar su maquinaria de vez en cuando, para que no se "averíe" su movimiento; y debemos limpiar el cristal de su esfera, para que no dejemos de ver el rumbo horario de nuestro destino" (Rusty Andecor)

Las entradas más visitadas en este blog durante la última semana

Se muestran las entradas más recientes según su ETIQUETA seleccionada

Páginas vistas la semana pasada

A MIS AMIGOS VISITANTES DE ESTE BLOG

Desde el pasado viernes 18 de febrero aparece publicado el contenido íntegro de "EL DICCIONARIO DE UN CORIANO" en el blog que lleva su nombre y cuya url es http://eldiccionariodeuncoriano.blogspot.com/, pudiendo activar su acceso desde esta dirección o desde un enlace previsto en el mismo título del espacio que se encuentra en el blog actual, como muestra -aquí- de algunas de sus voces y expresiones. Es decir, una vez activado su espacio desde su índice o desde el registro de archivos, el contenido íntegro del diccionario se activa haciendo clic en el título del espacio. Además, se podrá acceder al prólogo y a la introducción del mismo, así como un anecdotario de dedicatorias y agradecimientos.

Progresivamente, se irán incorporando las voces y expresiones nuevas recogidas desde la publicación de la última edición inscrita en el Registro General de Propiedad Intelectual en el 18 de noviembre de 1997, en Madrid con la clave 1997/40496 y con número de R.P.I. CC-374.

Ángel González

Rusty antes de ser aprendiz de poeta era aprendiz de pianista

Rusty antes de ser aprendiz de poeta era aprendiz de pianista
Clic en la foto para ver al genial Elton John, al piano, en una de sus canciones más hermosas con una grata compañía

Mi musa de inspiración

Mi musa de inspiración
Pulsar sobre la imagen

Debajo, Rusty con sus amigos del Jazz Vitoria, junto al Celedón.

Debajo, Rusty con sus amigos del Jazz Vitoria, junto al Celedón.
Después de recitar el tradicional poema al Celedón, publicado en este blog. Respondiendo a un visitante, y de izquierda a derecha: Antonio, Juani, Angel (Rusty), Blanca, Bolivia y Rafa. Naturalmente y en el medio: el Celedón

Momento en que Rusty recita el poema al Celedón, en la Plaza de la Virgen Blanca, ante la concurrencia de cientos de vitorianos

Amigos tratando de planificar la jornada del día del Concierto, antes de su "ronda" a la Cuesta de San Vicente (quizá "tramando")

Los 6 amigos del Jazz Vitoria, satisfechos y relajados, al día siguiente del concierto

Homenaje a mis "amigos con alma sensible"

Homenaje a mis "amigos con alma sensible"

Sirva este grupo de amigos para representar a todo el resto de compañeros y amigos de nuestra Dirección Provincial y nuestros queridos Caiss

Último encuentro en Trujillo con mis amigos con alma sensible el 17 mayo 2010

Último encuentro en Trujillo con mis amigos con alma sensible el 17 mayo 2010
De arriba hacia abajo: Manolo Melado, Inés, Manolo Gómez, Belén, Domingo, Ricardo, Mercedes, Miguel, Pedro, José Manuel, Ángel, Manolo Moreno, Carlos, Modesto, Isabel y Carlos Sandoval.

Érase una vez, hace ya mucho tiempo, los cuñados David, Rusty, y Luis, trataban de poner orden...

Érase una vez, hace ya mucho tiempo, los cuñados David, Rusty, y Luis, trataban de poner orden...
Haciendo limpieza de fotos en el blog (porque tenía mucho "peso"), borré y borré; peero esta foto no la pude quitar.

MIS PELÍCULAS FAVORITAS

MIS PELÍCULAS FAVORITAS

El destello de un espejo viajó tan lejos que su alma se difuminó entre las estrellas...

El destello de un espejo viajó tan lejos que su alma se difuminó entre las estrellas...
Solo quedó... silencio. Mientras, un cometa vaga por el universo por si encuentra la luz de esa estrella. Una luz llamada...

CANCIONES PARA GLORIA, GLORIETA:

Concierto año nuevo

Concierto año nuevo
- Una marcha con tradición -

Fue una canción especial de la semana: Bajo el cielo de Paris (Corinna Harry)

Fue una canción especial de la semana: Bajo el cielo de Paris (Corinna Harry)
Bajo esa hermosa luz del crepúsculo, en uno de los puentes de París, "le Pont des Arts", y sobre las aguas del Sena... hay una eterna canción que nos introduce en esta leyenda.

Mi lealtad y recuerdo para quienes, en los últimos años, fueron mis buenos amigos

Mi musa inexplicable de viejos tiempos. Mi primer hada: Julie

Mi musa inexplicable de viejos tiempos. Mi primer hada: Julie
Hasta que un día el calor de un destello rompió su imagen y su magia en pedazos. Y estas son:

Me gusta escribir a la ilusión, porque en la ilusión hay esperanza, y hay nobleza y honestidad; y porque, ocultándose en el "el universo de la ilusión y en la magia de los sueños" que puedo recrear con la pluma de la imaginación, me puedo alejar de la "cruda, despiadada y perversa realidad. Pero, sobre todo, me gustan los colores de ese mundo maravilloso que está "ahí fuera", detrás del paño o el vaho que se pone, a veces, delante de nuestros ojos y de nuestro corazón.